La Casa Blanca tiene un plan para mantener a los niños en los salones de clase y eso incluye ampliar el acceso a las pruebas de COVID.