A principios de esta semana, senadores y miembros del congreso de los EE. UU. anunciaron un paquete de ayuda de cerca de 4 millones de dólares para aquellos que no tienen acceso a los recursos educativos adecuados.